Villa de Grado - Asturias - España

Crónicas Mosconas
Gustavo Adolfo Fernández Fernández

LA PLATAFORMA PRO AUTOVÍA

Día a día vemos como avanzan las obras de la autovía Oviedo-La Espina. En unos pocos meses se inaugurará el primer tramo de esta infraestructura fundamental para todo el suroccidente asturiano, pero hace apenas siete años todo esto era poco más que un sueño. Que este sueño cobrase vida se lo debemos, en gran medida, a una plataforma ciudadana que sirvió de catalizador y despertador de conciencias dormidas.
Hagamos un poco de historia. A finales de 1995 la Asociación Amigos de Grado convoca una asamblea ciudadana con el objetivo de reivindicar un nuevo trazado para la obsoleta carretera N-634 que une Grado con Oviedo. Este primer contacto servirá de germen para la constitución en febrero de 1996 de una Plataforma que pronto trascendió el ámbito local para hacer suya la reivindicación de un trazado interior de la Autovía del Cantábrico. Por aquella época varias personalidades (entre ellas el ex-alcalde de Langreo y catedrático de Geografía, Aladino Fernández García y el ex–consejero de Urbanismo, Arturo Gutiérrez de Terán) habían firmado un manifiesto a favor de este trazado por el interior al considerarlo fundamental para una óptima vertebración de la región y su estructura de comunicaciones.
La plataforma comenzó entonces su ardua tarea recogiendo firmas, celebrando asambleas informativas por todos los municipios de la zona, concertando entrevistas con políticos, organizando una gran cumbre de alcaldes en noviembre de 1996, etc. Un hito importante fue sin duda el acuerdo entre el Ministerio de Fomento (Cascos) y los sindicatos (Villa y Hevia) para incluir esta infraestructura en la primera fase de los Fondos Mineros.
Fue sin duda una guerra que hubo que ganar batalla a batalla y que poco a poco fue dando sus frutos. El proyecto de nueva carretera dió paso a otro más ambicioso de vía rápida que finalmente se ha convertido en autovía, pero el trabajo de la Plataforma no acaba aquí. Desde este colectivo tienen claro que una vez llegue la autovía a La Espina lo lógico ¡qué carayo! sería que continuase hasta Galicia. La propuesta que defienden ya ha sido planteada por varios especialistas y sería la construcción de un túnel desde La Espina hasta Castañedo en el concejo de Valdés, para enlazar con la Autovía del Cantábrico. ¿Qué se conseguiría con esto? Ni más ni menos que descongestionar la “Y” y la zona central al ofrecer una ruta alternativa a los vehículos que viajen entre Galicia, Asturias y el resto de España.

Porque su objetivo final aún está por hacer
Sigue Erre que erre con el trazado por la costa de la autovía del Cantábrico, sin dar ningún tipo de explicación que justifique esta opción frente a un trazado interior verdaderamente vertebrador de todo el territorio y probablemente con menor impacto medioambiental.
Como creo haber dicho ya en esta columna, la autovía no será la panacea de Grado, pero sin duda era una necesidad. ¿Cambiará la vida de nuestro concejo? Por lo pronto, ya antes de llegar a mí ya me ha cambiado la vida al tener justo bajo mi habitación una oficina (en un tercer piso) de la carretera.con los dichosos teléfonos sonando desde primeras horas de la mañana. Por cierto, creo que en esta oficina no trabajan los fines de semana así que por favor, no sigan llamando sábados y domingos.
Hay que reconocer que la necesidad de una nueva carretera era una vieja reivindicación social y de la administración local moscona desde los años ochenta, pero hasta que alzó la voz la plataforma no se les había hecho mucho caso bien porque no se gritaba lo suficiente o simplemente porque se hacía oídos sordos.